800.cl Panoramas en tu Ciudad
Síguenos en Instagram Síguenos en Tumblr Síguenos en Twitter Hazte fan en Facebook
Compartir en Facebook Compartir Compartir en Twitter Tweet
La cuidada elegancia gastronómica del restaurante Ópera
Reportajes > Restaurantes | 23 de febrero de 2011 | Por Dario

Wp-OperaDurante décadas, la mejor gastronomía de Santiago se encontraba en el centro. Lugares como Chez Henry, el Café Santos, El Pollo Dorado, el Restaurante del hotel Carrera, el Waldorf o los aún sobrevivientes Da Carla y Le Due Torri fueron sinónimo de elegancia y buen comer.

Pero ahora el panorama es diferente, y aparte de honrosas excepciones, son pocos los lugares de calidad en el corazón de nuestra capital, y menos aún los que marcan pauta en el panorama culinario santiaguino.

Ópera es uno de ello.

::: El Lugar :::

La apuesta de mantel largo de la esquina de Monjitas y José Miguel de la Barra es un espacio de decoración sobria con toques modernos, pocas mesas, un servicio atento e informado (cualidad escasa en los restaurantes chilenos) y una notable política de sólo un servicio por mesa –no hay rotación- este es un espacio que, sólo por concepto, ya comienza a seducir.

::: Las Entradas :::

Partimos esta visita con un plato que ya es universal, el Crudo, que en la versión Ópera es aliñado en la mesa y que al momento de probarlo se revela cremoso, de molienda fina, con pinceladas de dulces y picantes que sumaron un gusto ahumado aportado por los crostinis.

Seguimos con una verdadera revelación, un adictivo Huevo Pochado Trufado, que llegó flotando en una sopa de champiñones impregnada en el particular sabor de la trufa, la que le entrega un gusto arrebatador, intenso, único y lo transforma en un plato para recordar.

Probablemente la receta con trufas más lograda de la capital.

Seguimos con otro plato particular, el Foie Poelè, hígado de pato sellado intenso y cárneo que tiene todo para convertirse en un palto extremo; o se ama o se odia.

::: Los fondos :::

Ya en los fondos, probamos el Mero Austral, dos trozos de este graso pescado, uno preparado a la plancha, que deja sentir todo el sabor propio de esta carne de toques dulces, y otro ahumado, una excepcional vuelta de tuerca que le otorga un gusto sureño.

Seguimos con el Faisán rôti, un ave de carne magra y sabor fresco con una preparación de 45 minutos y que además viene acompañado por una interesante polenta cremosa.

Terminamos con un tentador plato, el Ossobuco de wagyú, una receta sabroso y de gusto menos intenso de lo que se podría esperar, pero con el típico sabor levemente dulce de este corte, el que fue levantado por las escamas de grana padano que lo cubrían.

::: Los Postres :::

En cuanto a postres, probamos el Vlaamse Rijtpap, una versión del arroz con leche que se escapa de la preparación local y que además logra nuevas dimensiones gracias a un acertado y novedoso toque de azafrán.

Terminamos con un Pudín de Frutos Secos, un sorprendente postre que recuerda al budín de pan y la leche asada y que es ideal para los que deseen terminar con un plato no muy dulce.

::: Conclusión :::

El restaurante Ópera, de la mano de su chef, Mathieu Michel, logra entregar una experiencia redonda, que empieza al abrir sus puertas y disfrutar no sólo de una gastronomía de primer nivel con ingredientes Premium, si no que de recetas originales que difícilmente se encuentran en otro lugares de la capital.

> Restaurante Ópera

Mini Ficha

Formulario de Comentario

Nombre(*)
Mail(*)
Comentario

Todo comentario es revisado y posteriormente publicado

Un comentario

  1. Vero Eguyrreizaga dice:

    Un restorán increíble, mágico, elgante, limpio, con un ambiente exquisito y el mejor cocinero de Santiago, Mathieu Michel.
    Felicitaciones y larga vida al Ópera.